abril 26, 2017

Cumpleaños de una bodeguita: la del medio



La catedral de la cubanía cumplió este miércoles 75 años. Mundialmente famosa, la Bodeguita del medio arriba a tres cuartos de siglo fiel a la tradición de su fundador Ángel Martínez. Ubicado como lo dice su nombre, el establecimiento alcanzo notoriedad  por la cocina de la esposa de su dueño que poco a poco sedujo con sus olores no solamente a vecinos y amigos.
En el ambiente informal típico de este singular sitio de La Habana se reconocieron a trabajadores con más de 20 años de trabajo. Las paredes fueron tomadas por obras del Proyecto Cultural Color Miel de Caibarien, mientras el artista de la plástica José Ignacio entregó una de sus obras inspiradas en el célebre trago de la casa: el mojito.  
Hoy, con numerosas franquicias dentro y fuera del territorio nacional, La Bodeguita se alza como santuario de la buena cocina cubana, la hospitalidad y cultura criollas.  

A la Bodeguita

Para Ángel Martínez, fundador de la Bodeguita del medio

La Bodeguita es ya la bodegona
que en triunfo al aire su estandarte agita
mas sea bodegona o bodeguita
La Habana de ella con razón blasona
Hartase bien allí quien bien abona
plata, guano, parné, pastora, guita,
mas si no tiene un kilo y de hambre grita
no faltara cuidado a su persona.
La copa en alto, mientras Puebla entona
su canción y Martínez precipita
marejadas de añejo, de otra zona
brindo porque la historia se repita,
y porque lo que es ya la bodegona
nunca deje de ser la Bodeguita

Nicolás Guillén










abril 18, 2017

Habaneando

 Uno de esos dias en que sales con amigos a retratar tu ciudad y descubres la belleza detras de sus derruidos muros o al doblar de una esquina. La Habana y su gente son el tesoro que yace a la luz del sol. Solo agarras tu camara y vas...







marzo 04, 2016

Viaje a Vueltabajo

 
Quiso la geografía que el tabaco encontrara en nuestras tierras su mejor sustrato. De los aborígenes heredaron los emigrantes los secretos y destrezas de su cultivo. Las vegas de San Juan y Martínez y San Luis proveen la magnífica hoja con la que se tuercen, a mano, los mundialmente  conocidos  Habanos. Pinar del Río, o vueltabajo, como se le conoce a la hora de hablar de esta planta, atesora una rica tradición.
En los campos y establecimientos de beneficio encontramos a los depositarios de esa cultura que por estos días está de fiesta con el XVIII Festival del Habano.










marzo 03, 2016

Cohíba por dentro




Como parte de las actividades del XVIII Festival Internacional del Habano que se celebra en la capital cubana, se realizó esta mañana de jueves una visita  a la fábrica de tabacos Cohíba, al oeste de la ciudad. Los visitantes pudieron observar de primera mano el proceso de elaboración de estos puros que este año arriba a su 50 aniversario.










febrero 01, 2016

Entre pinceles e historia.






Por Reno Massola

Pasaron inadvertidos para los transeúntes a lo largo de los años. Por estos días, el muro perimetral del Ministerio de la Industria Alimentaria muestra un colorido inusual. La que otrora fuera la renombrada compañía Nueva Fábrica de Hielo, alberga un singular patrimonio que abarca desde esculturas y  relieves en bronce que rememoran los inicios de la singular empresa y sus fundadores, vitrales alegóricos, hasta  chapas o tapas de las botellas de las bebidas que producían fundidas en morteros de cemento que hoy  llaman la atención de los viandantes.
Con la idea de enlucir el entorno del  céntrico edificio, la administración de dicho ministerio contrató los oficios de una  cooperativa no agropecuaria que se hizo cargo del difícil trabajo de restauración.
El diseñador y muralista  Luis Miguel Jiménez Rodríguez ha sido la mano detrás de los colores que resaltan las chapas de botellas de cervezas, algunas  ya desaparecidas, pero que alcanzaron gran renombre. Cuenta que personas mayores, vecinas del lugar, les han dicho que  nunca se había hecho tal obra, ni siquiera en su inauguración. Luis habla con satisfacción pues es uno de los trabajos más interesantes y exigentes que ha enfrentado y reconoce la importancia de la historia. También habla con orgullo de su joven hija Sheila Jiménez Alfonso que lo acompaña en la obra. Graduada de Bibliotecología,  Sheila labora con Luis en las encomiendas que realiza, ahora   como trabajador de la cooperativa, desde bien pequeña. De niña, dice,  le agarraba los pinceles al padre y actualmente también pinta en lienzos. Hoy, subida en los andamios, de trazo en trazo nos habla de la satisfacción que siente al seguir los pasos del padre.
En ambos se trasluce la pasión por lo que hacen y no son pocos los elogios que reciben de quienes por estos días “descubren” y disfrutan de estas singulares figuras que gracias a sus talentos cobran nueva vida, realzan el entorno y rescatan la historia.